El potencial de la economía colaborativa

La economía colaborativa está de moda. Todos o casi todos los negocios se están viendo afectados por ella, por una nueva forma de hacer las cosas, por una manera más eficiente de gestionar los recursos y ello pone en peligro muchísimos negocios tradicionales. ¿Es el final de muchas industrias? ¿es una oportunidad para los negocios? Para conocerla mejor os dejamos con la visión de Abel Linares, CEO de Nunkyworld y experto en la creación de valor de los negocios.

¿Qué es la economía colaborativa?

“Un nuevo modelo de negocio muy disruptivo que se basa en activos que están infravalorados e infrautilizados”.

Pensando en el caso de los particulares, todos podemos tener una bici, unos patines, o unas raquetas de padel que todo el tiempo que no usamos están sin amortizarse ¿y si dejaramos que otros las usasen? o el COCHE que lo usamos una media de 2,5 horas, un 10% del tiempo. Si prestaramos el coche el resto del tiempo equivaldría a tener un alquiler de 9 coches.

“No debemos confundir la economía colaborativa con la economía sumergida”

Por supuesto hay que hacer cambios regulatorios y legislativos, pero la economía colaborativa es una economía de responsabilidad social, un nuevo modelo que ha llegado para quedarse.

¿Por qué aparece ahora la economía colaborativa?

Porque surgen 3 fenómenos fundamentales que hacen, precisamente, que la economía colaborativa sea tan disruptiva.

El económico: Reconozcamos que estamos en una época de crisis, y venimos de lo contrario, de una de abundancia, donde hemos acumulados muchos bienes pero nos es muy difícil mantener la calidad de vida. Para poder mantenerlo ha cambiado la pauta de comportamiento del consumidor que busca disfrutar frente a poseer.

El tecnológico: Disponemos de teléfonos inteligentes y apps que nos permiten en cualquier momento acceder a unos bienes y servicios de manera muy eficiente. Además estos nuevos sistemas puntúan el producto o servicio y esto es fundamental para este nuevo entorno de confianza. Si finalmente contamos que podemos pagar de manera muy sencilla a través del teléfono y podemos cerrar la transacción, la simplicidad del proceso lo hace muy viable para pequeñas, medianas y grandes empresas.

Finalmente está el fenómeno social. Las redes sociales consiguen que alguien, muy parecido a ti, te recomiende productos que ha disfrutado de otra manera y con los que ha vivido una experiencia satisfactoria. Las redes sociales son el gran Altavoz de esta economía colaborativa.

¿Qué sectores se ven afectados por la economía colaborativa?

Todos, unos con más velocidad y presión y otros con menos, pero todos se ven afectados porque el consumidor ha cambiado sus pautas de consumo, ahora ya no consumimos, hiperconsumimos.

Hablamos que ya hasta las AAPP se han dado cuenta. La ciudad de Seul ya ha abierto las puertas a esta nueva economía y a facilitar los cambios regulatorios y jurídicos que sean necesarios.

Todos vemos en sectores como la música o los libros la influencia y la aparición de la economía colaborativa, pero está presente en otros en los que todavía no se hace tan visible como las finanzas. Pensemos que ya existe un leading club que en tan solo 8 años ha prestado 8 mil millones entre particulares.

“Todos los sectores se ven afectados por la economía colaborativa porque han cambiado las pautas de consumo: ahora no consumimos, hiperconsumimos.”

Para que veamos que todos los sectores están afectados nada más visible que el empleo. Antes pasábamos toda la vida en el mismo trabajo. De ello se evolucionó a varios trabajos a lo largo de la vida de manera secuencial. Ahora la realidad es otra, la tendencia es trabajar por proyectos y tener varios clientes al mismo tiempo. Se estima que en 10 años el 50% de la población será freelance. Lo vemos en plataformas como freelander que ya tiene en su plataforma 17 millones de trabajadores.

¿Cómo es de importante la economía colaborativa?

Importantísima porque con menos recursos somos capaces de crear mucho valor. Adicionalmente es muy rápida y es muy innovadora.

Nos estamos encontrando que en 5 años las previsiones arrojan que en 5 años estaremos hablando 330 mil millones de dólares de economía, esto viene a ser un tercio del PIB de un país como España, una de las grandes economías del mundo.

Para entender la rápidez de esta economía, pensemos en el caso de Uber. No era conocida hace nada y en solo 6 años ha sido capaz de hacer 140 millones de carreras como hacen los taxistas, sin tener ni un taxi, ni un solo coche. Uber tiene ahora una valoración ya próxima a 40 mil millones de dólares.

Si hablamos de innovación, ¿qué cadena hotelera no le gustaría tener cualquier tipo de habitación, con cualquier diseño, de cualquier tamaño en cualquier parte del mundo? Eso ha conseguido Airbnb, una plataforma que ya tiene 40 millones de clientes en todo el mundo y una valoración aproximada de 20 mil millones de dólares.

Economia colaborativa

La economía colaborativa es rápida, innovadora y con muy poco recurso crea mucho valor.

¿Cómo se comporta el ciudadano ante esta nueva economía colaborativa?

Unos lo rechazan o no se sienten parte de esta economía, aunque si están usando Wikipedia deberían ser conscientes de que ya son parte de la economía colaborativa. Pero sin duda un 76% si la acepta y está dispuesta a usar bienes de terceros. Las familias con hijos, al tener mayor presión económica se inclinan más favorablemente a esta economía. También influyen factores sociales como que las mujeres se sientes más proclives que los hombres.

“Un 76% la acepta y está dispuesta a utilizarla pero lo mñas importante es que es una economiía con factores emocionales: se hace un mejor uso de los recursos y se desperdicia menos”

Hay mucha gente que está a favor de esta economía pero claramente hay factores racionales que la empujan y la van a hacer crecer: tenemos un incremento de la oferta, hacemos una mejor gestión de nuestros recursos financieros y somos capaces de acceder a mejores precios.

También hay factores emocionales, los más importantes que yo veo: saber que estás ayudando a alguien a poder desarrollar su propia economía, de que consumimos menos recursos naturales y desperdiciamos menos.. son hechos muy importantes.

Pensemos que si ya tenemos una habitación, en lugar de volver a construir otra podemos ponerla a disposición de los demás, con lo que nos evitamos crear una nueva habitación y los recursos asociados a la misma. O por ejemplo la utilización del automóvil, si nos vamos a desplazar de un punto A al punto B, por qué no invitar a que más personas que quieran hacerlo vengan con nosotros? Eso evitará la necesidad de más vehículos y por supuesto menor inversión de consumo de combustible y menos contaminación.

En definitiva, es la nueva economía que se va a desarrollar durante este siglo XXI.