Valores del deporte en las empresas: Liderazgo, autocuidado y gestión

En inglés, Team Players son aquellos miembros de una empresa capaces de comunicarse de forma eficaz con los demás, con un gran liderazgo y que dirigen el esfuerzo de todos de cara a lograr los objetivos del grupo.
Estos profesionales son los más valorados por las corporaciones, que ven en ellos auténticos embajadores de sus marcas y guían al grupo con hechos, no palabras.

El concepto de Team Players, literalmente “jugadores de equipo”, es una analogía deportiva aplicada al entorno empresarial, por los rasgos que comparte con el deporte: el papel del liderazgo, la asimilación de roles, la necesidad de una comunicación rápida y eficiente..
En español, no obstante, no existe una expresión para referirse a estos “Team Players”, una carencia idiomática que refleja algo más profundo: nuestra sociedad todavía no ha asimilado estos valores, pese a su gran potencial en el mundo de los negocios.

Pero esto está cambiando, gracias a la labor de entidades como 359, que con su evento #CodigoWhanau, celebrado en Madrid el pasado 22 de Febrero, busca desarrollar fórmulas innovadoras para crear valor en las organizaciones, con un formato exponencial y en vivo.

En él se dieron cita nombres como Álvaro Merino, experto en liderazgo y gestión de equipos del deporte y la empresa, Alejandra Simón, ex-jugadora profesional de volleyball y responsable de Healthy Living, Ana Navarro, experta en Marca Personal, Miguel Silvestre, ex-ciclista y Manager de RetroCycle, Pedro Díaz, experto en Management, Liderazgo y Gestión del Talento, Carlos Velasco Carballo, ex-árbitro internacional y Víctor Sánchez del Amo, ex-jugador del Real Madrid y entrenador de fútbol.

 

1 – LIDERAZGO

Uno de los aspectos más mencionados fue el concepto del éxito, y cómo este puede ser cultivado por todos los miembros de la empresa si se les otorga el liderazgo y se fomenta la perseverancia. 

“Nunca te sientas lo suficientemente grande como para hacer las cosas pequeñas del día a día”, en palabras del propio Álvaro Merino. Humildad, constancia y compromiso. Además, la mejor forma de lograr que las personas se comprometan es asegurarse de que se sienten escuchadas, que se sientan parte de la toma de decisiones.

“Las personas se comprometen cuando se sienten escuchadas y toman parte del proceso de toma de decisiones”. – Álvaro Merino, Speaker y Facilitador

¿Cuáles son las claves de un liderazgo exitoso?

  • Generar confianza: La confianza del empleado y en el empleado es necesaria para lograr un equipo unido y hacer que todas las partes funcionen de forma eficiente, como una maquinaria perfectamente engrasada. 
  • Transferir el liderazgo: La Junta Directiva del club debe ser capaz de pasar el liderazgo a los jugadores, los empleados, los que salen al terreno de juego cada día y corren, sudan, luchan y marcan goles para su empresa.
  • Desarrollar el liderazgo: Cuando los miembros del equipo ya se sienten los verdaderos protagonistas del partido, se potencia ese liderazgo fomentando que entiendan sus responsabilidades y roles inherentes.
  • Estimular la responsabilidad: Tradicionalmente, en el mundo de las organizaciones las empresas, más que gente responsable, buscaban personas obedientes, puesto que las personas responsables no aceptan lo establecido y buscan siempre cómo mejorar, cuestionando ideas a la vez que ofreciendo soluciones.

“Lo contrario a la valentía es la comodidad, no la cobardía”. – Álvaro Merino, Speaker y Facilitador

Un líder exitoso es capaz de aportar contextos tan estimulantes como incómodos, ya que estos son el escenario idóneo para el aprendizaje mediante la auto-responsabilidad. Cuando los empleados encuentran sus propias soluciones ante los problemas (y oportunidades) que van surgiendo es cuando asimilan sus debilidades y fortalezas. De ese modo aprenden a mantener la calma, analizar las diversas opciones, sopesar riesgos e improvisar soluciones, permaneciendo siempre alerta, y sobretodo, fomenta su confianza. La mayor parte de los errores no se debe a la incapacidad, si no a no saber regular correctamente las emociones en el momento crítico. 

“Lo principal para gestionar las emociones de tus jugadores se basa en un pilar básico: la confianza. Cuanto más te conozca, más confianza se generará”.

Víctor Sánchez del Amo, ex-jugador y entrenador de fútbol

 

2 – AUTOCUIDADO

Los deportistas de élite dedican 6 veces más tiempo a entrenar que a competir. Pueden pasarse años entrenando para unos pocos segundos en lo que lo logran todo. O nada.

Los directivos y empleados deberían seguir un proceso similar para “cuidarse” y enriquecerse, para estar siempre en forma física, psíquica y empresarialmente. En este sentido, las plataformas de aprendizaje o e-learning, cobran más importancia que nunca, siempre y cuando sepan fomentar la continuidad de la formación y sean flexibles en lo referente a competencias, necesidades y ritmos de aprendizaje de cada Team PlayerFormatos disruptivos como vídeo o lecciones personalizadas, que permiten una gran gamificación y seguimiento, funcionan especialmente bien para llevar a cabo este cometido.

“El cuerpo humano tiene 650 músculos, 206 huesos y 200.000 km de venas. “Nos han dado un Ferrari y la mayoría lo tenemos aparcado en el garaje.”
Alejandra Simón, ex jugadora de volleyball

 

3 – GESTIÓN

Carlos Velasco Carballo, ex-árbitro de fútbol internacional, destacó la importancia de saber tomar decisiones en momentos de máxima presión, en los que cualquier decisión tendrá un gran impacto para toda la entidad. 

Del mismo modo, en el entorno profesional los empleados deberían ser gestores de grupos, de personas, de medios. Es esencial saber gestionar correctamente las emociones propias y ajenas, aceptando las críticas y  adaptándose a las exigencias de cada situación, para lo que es necesario un intenso y constante entrenamiento.

 

… Y DESIGN THINKING

Durante el evento, se plasmaron todos los temas tratados en un mural, dejando ver todas las posibilidades del Design Thinking, que cobra cada vez más fuerza como herramienta comunicativa y de fomento de la innovación.

Esta tendencia permite presentar de forma visual los retos y necesidades de las organizaciones y sus miembros, así como servir de guía hacia las oportunidades y opciones disponibles para satisfacerlas. 

Liderazgo, gestión, comunicación, confianza, trabajo en equipo, aprendizaje constante, éxito.. son solo algunos de los valores inculcados en el deporte desde sus inicios, y que pueden llegar a convertirse en piezas clave de las empresas si estas se atreven a incorporarlas como parte de su propia cultura.

Aún queda un largo camino hasta llegar a adaptar estos y otros valores de gran utilidad para el ámbito empresarial, pero a medida que la sociedad evoluciona, lo hace también nuestra forma de entender qué son las empresas, cómo se organizan y las funciones de cada una de sus partes.

De forma gradual, si conseguimos asimilar todos estos valores de forma efectiva, nuestras compañías se llenarán de jugadores con estas características, capaces de convertir un buen equipo en un equipo realmente ganador.

 

Que empiece el partido.