INNOVACIÓN

En la Tercera Revolución Industrial no ganan necesariamente los grandes a los pequeños, la velocidad es mucho más importante que el tamaño y, concretamente, la velocidad a la hora de aprender e introducir los cambios necesarios en nuestros modelos. La capacidad de innovar.

Dentro de los líderes a nivel mundial en esta área deberíamos citar a Tina Seelig, profesora de Stanford que se encarga de la complicada tarea de enseñar creatividad e innovación. En primer lugar, la doctora Seelig, parte de la necesidad de disponer de definiciones claras que nos ayuden a identificar qué significa la innovación, en segundo lugar debemos establecer relaciones entre los distintos conceptos asociados, para identificar actitudes y acciones que tienen lugar en cada etapa del proceso. Si partimos de estas bases podemos diseñar un framework y proceso asociado a la innovación.

Para la doctora Seelig hay 4 palabras clave que poseen una importante interacción:

  1. Imaginación – Capacidad para visualizar cosas que aún no existen.
  2. Creatividad – Aplicar la imaginación para resolver un problema o necesidad.
  3. Innovación – Utilizar la creatividad para obtener una solución única.
  4. Emprendimiento – Aplicación de la innovación para llevar la solución a la práctica.

En la mayor parte de las organizaciones no existe una cultura de innovación y se busca un cambio cultural que permita integrar procesos innovadores en la compañía. Pues bien, cerca del 70% de los intentos de realizar un cambio cultural en las organizaciones fracasan. El primer motivo es la resistencia de los empleados a cambiar su forma de trabajar. Pero no puede culparse únicamente a los profesionales. El segundo motivo de fracaso, y muy cercano en porcentaje, es que los propios directivos no se comportan de forma coherente con el cambio.

¿Buscamos innovación? Debemos comenzar por la Dirección.

Para Nunkyworld, los cimientos de una cultura de innovación en la compañía deben establecerse en la Dirección y formar parte de la Estrategia General de la empresa. Sólo de esta manera se asegurarán los recursos, la voluntad, el riesgo y el tiempo para que la compañía pueda integrar la innovación en su cultura corporativa. Una vez instaurada la innovación dentro de la cultura corporativa, se recuperarán con creces los recursos invertidos: “Las compañías más innovadoras son aquellas que están haciendo más con menos recursos”.

Contacta

Si quieres SABER MÁS o formar parte de NUNKY+WORLD